El ático, la casa del pobre - Pepe Enviro, Agente Inmobiliario en Madrid
15915
post-template-default,single,single-post,postid-15915,single-format-standard,bridge-core-3.0.2,qodef-re-1.0,qodef-qi--no-touch,qi-addons-for-elementor-1.5.5,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-theme-ver-28.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,elementor-beta,e-lazyload,wpb-js-composer js-comp-ver-6.9.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-16143
 

El ático, la casa del pobre

El ático, la casa del pobre

El ático, la casa del pobre

Pues si, el ático era la casa del pobre antiguamente. Los edificios de finales del XIX y principios del XX reservaban el ático para el «servicio», el portero, personal de mantenimiento de la finca, los encargados de las cocheras o similares. Por favor, que no se me ofendan los porteros actuales (entre los que cuento con grandes amigos), que estamos hablando de hace 100 años, un escenario y mentalidad radicalmente distinto.
Explicación sencilla, las soluciones constructivas de aquella época dejaban bastante que desear en cuanto a cubiertas y aislamientos, por lo que condenaban al personal a goteras, humedades, fríos y calores, sin importarles demasiado a los propietarios las vistas y los espacios descubiertos.
Hasta hace no mucho algunas comunidades han vendido estos pisos, yo tuve ocasión hace unos 10 ó 12 años de ocuparme de la gestión de venta de uno de ellos, y fue entonces cuando conocí esta curiosa historia de mano de un arquitecto amigo.
Los tiempos han cambiado.
No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies